CARACAS - El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, fue proclamado ganador de los comicios del 7 de octubre con una votación del 55.26 % que lo mantiene en el Gobierno por cuarto período consecutivo hasta 2019, con la promesa de "mayor eficiencia" en la transición que impulsa del capitalismo al socialismo.

Durante una solemne ceremonia celebrada en la sede del Consejo Nacional Electoral (CNE), Chávez adelantó, además, una reestructuración de su Gabinete con el nombramiento de su hasta ahora canciller, Nicolás Maduro, como vicepresidente en reemplazo de Elías Jaua, que pasó a encabezar la línea de candidatos oficialistas de cara a las elecciones regionales del próximo 16 de enero.

Tras recibir, entre aplausos y algunos gritos de "victoria popular", el acta que acredita su triunfo y la extensión de su mandato por seis años más de manos de la presidenta de ese poder, Tibisay Lucena, el gobernante se comprometió, de inmediato, a darle "más fuerza y más vida" a su proyecto socialista.

"Hay que corregir muchas cosas", admitió el presidente en el discurso que pronunció tras anunciarse que en los comicios del domingo alcanzó un total de 8,136,637 de votos (55.26 %) frente a los 6,499,575 votos de su principal rival, el líder opositor Henrique Capriles (44.13 %).

Animó entonces al chavismo a "corregir muchas cosas, renovar, reimpulsar, reanimar" y darle "más fuerza y más vida" al proyecto socialista que promueve desde que llegó al poder en 1999 y que ahora extenderá hasta el 2019.

"Lo que ocurrió el día domingo 7 de octubre fue algo así como el proceso perfecto", destacó Chávez para luego anunciar entre las primeras medidas del Gobierno que iniciará oficialmente el 10 de enero que Maduro pasará a ocupar la vicepresidencia Ejecutiva, cargo que, según la Constitución, lo faculta suplir las "faltas temporales del Presidente".

Mientras, Jaua disputará en los comicios de diciembre la gobernación del estado Miranda (centro) en un cara a cara con el excandidato presidencial Henrique Capriles, que se postula a su reelección.

Chávez destacó que Maduro "ha sido un gran servidor público" desde su paso como diputado del Parlamento hasta su cargo como canciller, que inició en agosto de 2006.