Tardó un tiempo, pero el sueño del presidente Hugo Chávez se hizo realidad: Venezuela estrenó "Teresa en tres estaciones", la telenovela "socialista" que se emite por el canal TVES, en la que era la frecuencia de RCTV, canal que dio fama mundial al género y que el Gobierno no renovó en 2007.

Con pantallas gigantes, vestidos de gala y entrevistas a los protagonistas, una festiva antesala en la céntrica Plaza Bolívar de Caracas sirvió de lugar de estreno para "Teresa en tres estaciones", que fue transmitida de forma simultánea por distintos canales del Estado.

La telenovela cuenta la historia de tres mujeres hechas a sí mismas cuya vida se articula a través del ferrocarril de Valles del Tuy, que conecta la capital con ciudades dormitorio aledañas, el único sistema ferroviario activo del país y que fue inaugurado por Chávez en 2006.

Fue precisamente durante el Aló Presidente de presentación del sistema cuando Chávez dio la idea a la productora de la telenovela, Delfina Catalá.

"Chávez comentó la épica maravillosa de estrenar un ferrocarril. 'Hagamos una telenovela sobre eso' le dijo a su vicepresidente de entonces", explicó Catalá a Efe al precisar que esa "buena idea" le sirvió de inspiración para desarrollar una trama junto a un equipo de 80 personas.

Con un presupuesto de 17 millones de bolívares (unos 4 millones de dólares) financiados por la estatal Comisión de Telecomunicaciones, "Teresa en tres estaciones" quiere romper con los valores que durante años han llenado las pantallas venezolanas y que, en distintas ocasiones, Chávez ha rechazado.

"En la medida en que tú entiendes que los valores socialistas son la solidaridad o el privilegiar el bien común, sí, esta es una telenovela socialista", afirma Catalá, productora independiente venezolana con una amplia experiencia en la televisión española y francesa.

Con 40 capítulos de unos 24 minutos que se emiten de lunes a sábado, "Teresa en tres estaciones" refleja la vida del venezolano común con guiños al imaginario criollo, entrelazando con humor, romanticismo y suspense las historias de una madre soltera, una estudiante de arte y una conductora de tren.

"Yo me la he pasado con eso hace tiempo, con la necesidad de utilizar esos géneros de la telenovela, el cuento, la película, el documental para expresar, para comunicar", dijo el viernes pasado el presidente Chávez animando a ver el nuevo serial.

Ya en enero de 2010, el presidente admitió su adicción a los culebrones y aseguró que durante sus dos años en prisión por su intentona golpista de 1992 no se "pelaba (perdía) una telenovela".