BOGOTA - Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) emboscaron el lunes, en el suroeste del país, a una patrulla policial, mataron a seis de sus integrantes e hirieron a uno más, informó a Efe una fuente policial.

El ataque se produjo en una zona rural entre las poblaciones de Padilla y Villa Rica, en el departamento del Cauca, precisó la fuente.

Los uniformados, un subteniente y siete patrulleros, iban a bordo de motocicletas y pertenecen a la Unidad de Intervención y Reacción de la Dirección de Tránsito y Transporte (Unir) de Carabineros.

La emboscada se produce a escasas semanas de que el Gobierno colombiano y las FARC emprendan la segunda fase de los diálogos de paz en La Habana.

El gobernador del Cauca, Temístocles Ortega, señaló a periodistas que la patrulla, atacada presuntamente por el VI Frente de las FARC, estaba compuesta por ocho uniformados.

"Condenamos el hecho", dijo Ortega, quien agregó que la acción no beneficia en nada los diálogos de paz que actualmente adelantan el Gobierno y los rebeldes de la guerrilla más antigua de América.

Agregó que las autoridades desplazaron a la zona de la emboscada a miembros del Ejército y de la Policía para retomar el control y ubicar a los atacantes.

Horas antes de conocerse de la emboscada, la ONG Red Nacional de Iniciativas por la Paz y contra la Guerra (Redepaz) le propuso al presidente Juan Manuel Santos y a las FARC que decreten una tregua de un mes como muestra de confianza para avanzar en los diálogos de paz.

En una nota publicada en su página electrónica, Redepaz le pide al presidente Santos y al jefe de las FARC, Rodrigo Londoño, alias "Timochenko" acodar "una tregua de operaciones militares y de confrontación armada" entre el 15 de diciembre de 2012 y el 15 de enero de 2013.

La semana pasada Santos achacó su "moderado" optimismo en el proceso de paz emprendido con las FARC a los exitosos golpes que la fuerza pública ha asestado a esta guerrilla y a las mafias del narcotráfico.

Y la víspera, en la Asamblea Nacional del Partido Social de la Unidad Nacional (Partido de la U), Santos defendió los diálogos y reiteró que no tendrán costos para los colombianos, ya que en caso de no prosperar, manifestó, el único perjudicado sería él mismo: "es un riesgo que asumo con tranquilidad", aseveró.

En ese mismo escenario, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, aseguró que "desde que se anunció el proceso de paz han sido abatidos cerca de 50 terroristas de las FARC, otros 60 han sido capturados, se han rendido cerca de 30 y otros 60 se han desmovilizado".