Las mariposas monarca convierten cada año los templados bosques de México, tras recorrer miles de kilómetros en busca de mejores climas, en el escenario de un espectáculo que ha obligado a conservar este privilegiado ecosistema.