Al menos 34 secuestrados y 15 islamistas han muerto en el bombardeo que el ejército argelino efectuó este jueves contra la planta de tratamiento de gas donde se encuentran los rehenes, indicó la agencia mauritana privada ANI, que cita uno de los secuestradores.

"Vamos a retener el resto de los rehenes, y los mataremos si el ejército argelino se acerca", dijo el portavoz del grupo, que añadió que el jefe del comando, al que identificó como Abulbaraa, figura entre los muertos.

Abulbaraa ha sido el que ha ejercido de portavoz del grupo en las pasadas horas.

El nuevo portavoz, cuya identidad se desconoce, explicó que los secuestradores trataban de transportar a un lugar más seguro a parte de los rehenes, a bordo de vehículos de la sociedad que gestiona los yacimientos de gas, cuando la aviación argelina bombardeó el convoy.

Se ignora la nacionalidad de los rehenes que según el portavoz han fallecido.

El secuestrador no hizo ninguna alusión a la huida de treinta de los rehenes argelinos del lugar del secuestro, una información que proporcionaron fuentes oficiales argelinas sin precisar el número total de sus nacionales que permanecen todavía en manos de sus captores.