CHICAGO – Si usted es de los que está pensando seriamente en postergar su fecha de retiro y cree que los 65 años ya no es la mejor edad para dejar de trabajar, no se preocupe, no es el único que lo está considerando.

Según una encuesta contratada por The Associated Press y el NORC Centro de Investigación de Asuntos Públicos revelada este lunes, el 47% de los estadounidenses mayores de 50 años piensan que deben trabajar más de lo que tenían planeado hace unos años.

Es más, el 82% creen que tendrán que seguir trabajando unos años más para contribuir a sus cuentas de retiro.

De acuerdo con el estudio, los hombres, minorías raciales, padres con hijos menores y aquellos que ganan menos de $50,000 al año y no tienen seguro médico están más dispuestos a posponer su fecha de retiro.

“Mucha gente experimentó problemas en su 401k, así que están tratando de recuperar el dinero perdido”, dijo Olivia Mitchel, una experta en jubilación que enseña en la Universidad de Pensilvania.

El cambio en las expectativas de retiro coincide con una tendencia creciente de trabajar más años. De hecho, las cifras demuestran que los adultos mayores son el segmento de la población laboral que está creciendo más rápido. Para el 2020 se espera que uno de cada cuatro tenga más de 55 años.

“La definición de retiro ha cambiado”, dice Brad Glickman, un planeador financiero certificado quien asegura que “la pregunta que le hacemos a nuestros clientes es ¿cuál va a ser su trabajo después del retiro?”.

Algunos de los datos de la encuesta revelan que seis de cada 10 personas dice sentirse más joven que su edad física y dijeron que en promedio, una persona se considera vieja después de los 72 años.