Una vigilancia de inundaciones repentinas fue emitida hasta el lunes y estará vigente hasta las 7 p.m. para los suburbios del este, en la mira de fuertes tormentas eléctricas.

La lluvia empezó temprano en la mañana del lunes en DeKalb, pero se espera que viaje hacia Chicago lentamente y con vientos rápidos.

El día estará parcialmente nublado, húmedo y con temperaturas en los 80 grados a la espera de las tormentas, las cuales podrían traer granizo del tamaño de monedas de centavo, vientos de hasta 50 millas por horas y relámpagos.

Se espera que las tormentas cesen el lunes en la noche y habrá nuevamente posibilidades de lluvia el martes y miércoles.

El domingo, el Servicio Nacional de Meteorología, emitió alertas de tormentas severas en los condados de Cook, Will, Kankakee y Lake, al igual que al noroeste del estado de Indiana.

El Río Fox comenzó a experimentar inundaciones el domingo a las 10 a.m. y se espera que alcance 10.3 pies de altura a la medianoche del lunes. Las aguas del río regresarán a la normalidad el martes en la mañana, según la alerta emitida.

El Aeropuerto Internacional O’Hare retrasó vuelos el domingo debido al estado del clima. Lo mismo podría pasar este lunes.