La Arquidiócesis Católica de Chicago, empieza a sentir los efectos de la crisis económica.
 
En un comunicado publicado en su sitio web, la arquidiócesis anunció el despido de 75 empleados y el cierre y fusión de unas cinco escuelas católicas de Chicago.
Los despidos representan un diez por ciento de su fuerza laboral.

Por medio de estas medidas, la iglesia católica local, se ahorrará unos 10 millones de dólares anuales para hacerle frente a un déficit de 30 millones de dólares.

La arquidiócesis dijo que ofrecerá indemnización por los despidos y seguro médico para los afectados. Además dijo que les ayudará a conseguir nuevos empleos a través de un servicio externo.

Las cinco escuelas que serán cerradas o consolidadas son:

  • St. Gregory the Great High School
  • St. Helena of the Cross
  • St. Paul
  • St. Bernadine in Forest Park
  • St. Kieran in Chicago Heights