La Policía de Chicago sigue buscando al pistolero que disparó contra un grupo de jóvenes, matando a una jovencita de 15 años.

La policía dijo que la víctima y sus amigos no eran el blanco del atacante y agregaron que se cree que se trató de un acto de violencia en l aguerra pandilleril por territorio.

La joven víctima, acababa de regresar de Washington, tras participar en el evento de inauguración del segundo término del presidente Obama.

Hadiya Pendleton se estaba refugiando de la lluvia bajo una carpa, cuando un hombre no identificado, saltó una valla y corrió hacia el grupo de jóvenes abriendo fuego, dijo la policía. El asesino huyó en un vehículo.

Un adolescente también fue baleado en una pierna durante el tiroteo.

La policía dijo que Pendleton no pertenecía a pandillas y que es probable que no fuera el objetivo previsto del tirador.

"Quiero que todos en la ciudad de Chicago sepamos, nos fijemos en ella, nos fijemos en cómo ella hablaba de su futuro, ella tomó sus exámenes finales", dijo el miércoles Rahm Emanuel, alcalde de Chicago. "Ella tenía sueños. Y este, este pandillero, este ‘punk’,  se los quitó”, agregó el alcalde.

El Secretario de Prensa de la Casa Blanca, Jay Carney,calificó el tiroteo como una "terrible tragedia" y dijo que Obama y la primera dama Michelle Obama había sido notificados.

"Los pensamientos del presidente y la primera dama y oraciones están con la familia de Hadiya Pendleton", dijo Carney. "Todos nuestros pensamientos y oraciones están con su familia".

La oficina del alcalde dijo que el jueves se unirá al superintendente de la policía de Chicago, Garry McCarthy, para anunciar una medida para reasignar a 200 oficiales de policía de responsabilidades administrativas a labor de patrullaje de calles.

Los puestos administrativos serán reemplazados por empleados civiles, y los primeros oficiales serán reasignados este fin de semana.