La llama olímpica se apagó y se cierra un capítulo más en la historia de los juegos olímpicos. El domingo, miles de atletas se despidieron de Londres.

Y muchos de ellos regresaron a casa vía Chicago, en donde se les dio la bienvenida a más de 40 competidores norteamericanos que hicieron escala en el aeropuerto O’Hare rumbo a diferentes ciudades.

Ahí, brillo el bronce de la medalla que ganó el clavadista Troy Dumais.

Pero por los pasillos del aeropuerto O’Hare también se vio la presea de bronce del deportista del Tae Kwan Do, Terrence Jennings, quien iba en camino a la Florida.

Así también pudimos ver al atleta norteamericano de lucha grecorromana, Coleman Scott.

Las que más llamaron la atención en el aeropuerto fueron las gimnastas ganadoras de la medalla de oro en la competencia por equipos. Cuatro de las cinco, ahora conocidas como “The Fierce Five”, McKayla Maroney, Kyla Ross, Aly Raisman y Jordyn Wieber, posaron para fotos y contestaron preguntas de reporteros, antes de abordar sus vuelos de conexión.