WASHINGTON - El presidente Barack Obama exhortó este jueves a los legisladores a recordar a los niños baleados en Estados Unidos y a no “ablandarse” ante las poderosas fuerzas que se oponen al control de armas.   

Obama, flanqueado por madres de rostro sombrío que han perdido a sus hijos por ataques con armas, dijo que Washington debe hacer algo tras la trágica masacre de Newtown, Connecticut, hace tres meses. Pronunció en voz alta los nombres de las familias de cuatro niños asesinados en la escuela primaria Sandy Hook cuyos miembros estaban sentados en la audiencia.   

“Qué vergüenza para nosotros si nos hemos olvidado”, afirmó Obama. “Yo no he olvidado a esos chicos”.   

El mandatario hizo su llamado en momentos en que la legislación en pro del control de armas enfrenta un futuro incierto, a pesar de que más del 80% de la gente encuestada dice respaldar la verificación de antecedentes a los que adquieran un arma.

Respaldados por una campaña propagandística de 12 millones de dólares financiada por el alcalde neoyorquino Michael Bloomberg, los grupos partidarios del control de armas programaron mítines en todo el país este jueves para presionar a los senadores a que respalden el esfuerzo.   

Obama dijo que la próxima votación es la mejor oportunidad en más de una década para disminuir la violencia por el uso de armas de fuego. Alentó a los estadounidenses, en especial a los propietarios de armas, a que presionen a los legisladores que regresan de vacaciones a “convertir ese dolor en algo real”.   

“No se ablanden porque el tiempo ha pasado y (el tema) no está en las noticias todos los días”, señaló el mandatario.   

Demócratas moderados en el Senado como Mark Pryor de Arkansas y Heidi Heitkamp de Dakota del Norte han dicho que Bloomberg es alguien externo al tema que se está entrometiendo, al tiempo que hacen énfasis en el punto de vista de los votantes que los eligieron y en el derecho constitucional a portar armas.

 Aunque dicen mantener una mente abierta y que apoyan evitar que las armas caigan en manos de delincuentes y personas con enfermedades mentales, algunos moderados evitan asumir compromisos específicos que pudieran lamentar más adelante.   

“No necesito que alguien de la ciudad de Nueva York me diga cómo manejar la delincuencia en nuestro estado. Sé que podemos perseguir y enjuiciar a delincuentes sin necesidad de infringir los derechos de la Segunda Enmienda de los habitantes de Dakota del Norte que cumplen con la ley”, afirmó Heitkamp esta semana, refiriéndose a la enmienda constitucional que permite portar armas.   

El ampliar la verificación de antecedentes para incluir a la gente que compra armamento en las exposiciones de armas recibió el 84% de apoyo en una encuesta efectuada por The Associated Press, previamente este año. Otras encuestas nacionales han mostrado que la verificación de antecedentes casi universal ha recibido un apoyo similar o incluso más amplio.