Trece residentes del área de Chicago fueron acusados el martes por cargos federales de fraude bancario por el presunto robo de más de $2.5 millones en cheques corporativos.

De acuerdo a un comunicado del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, entre junio del 2009 y noviembre del 2011, Derrick Sledge, de 32 años, y los hermanos Edward Lindsey, de 24, y Emanuel Lindsey, de 32, presuntamente robaron cheques corporativos y crearon empresas falsas con nombres deletreados de manera similar a los beneficiarios de los cheques robados.

Luego, el trio reclutó a otros de los acusados, para retirar el dinero de cajeros automáticos y de casinos a cambio de un porcentaje de las ganancias.

Los Lindseys y Sledge depositaron más de $2.5 millones de dólares en cheques robados y retiraron cerca de $1.6 millones, dijo el Departamento de Justicia. Varios de los otros acusados  viajaron a Las Vegas, Nevada, en varias ocasiones, para retirar grandes cantidades de dinero de varios casinos.

Sledge, de Hillside, y los Lindseys, ambos de Chicago, fueron acusados de cinco cargos de fraude bancario, de acuerdo con el Departamento de Justicia. Otras diez personas fueron acusadas de uno o más cargos de fraude bancario.

El martes se presentaron los cargos, después de que las autoridades detuvieran a ocho personas que participan en el delito y otros cuatro se entregaron  voluntariamente a inspectores postales, mientras que el sospechoso restante ya estaba bajo custodia de las autoridades, dijo el Departamento de Justicia.

Las cuatro personas que se entregaron voluntariamente fueron identificadas como Eliana Roldan, de 26 años, de Chicago; DeWayne Rhone, de 43 años, de Westchester; Nyco Plair, de 24 años, de Chicago y Sammy Colón, de 32 años, de Chicago, dijo el Departamento de Justicia. Colón fue acusado de tres cargos de fraude bancario, Rhode y Plair enfrentan dos cargos y Roldan enfrenta un cargo de fraude banacario.

King Salomón Johnson, de 43 años; Tequila Sims, de 30 años, Timothy Polen, de 22; Gregory Tharps, de 37 años y Naisha Jones, de 26 años, todos de Chicago, fueron acusados de un cargo de fraude bancario.

Seneca Reece, de 32 años, de Chicago, se encontraba en custodia del Estado y fue acusado de dos cargos de fraude bancario, según dijo el Departamento de Justicia.

Cada cargo de fraude bancario conlleva una sentencia máxima de 30 años en prisión y una multa de $1 millón, dijo el Departamento de Justicia. La acusación solicita la confiscación de cerca de $1.6 millones.