El blackjack, los dados y el póker podrían ser la respuesta que los habitantes de Chicago estaban esperando para mejorar finalmente las instalaciones de las escuelas, la investigación y docencia, de acuerdo con una promesa hecha el lunes por el alcalde Rahm Emanuel.

"Quiero construir nuevas escuelas con las instalaciones necesarias para que puedan tener laboratorios, bibliotecas y gimnasios dignos del siglo 21", dijo Emanuel.

Luego, explicó que mientras otros casinos de Illinois reportan sus ganancias a los inversionistas privados, en Chicago sería diferente, ya que se utilizarían los fondos para mejorar la educación pública.

En noviembre, el gobernador Pat Quinn y el alcalde Emanuel parecían estar cerca de un acuerdo con respecto al casino, pero la semana pasada Quinn vetó el proyecto de ley que habría permitido la incorporación de casino en el Condado de Lake, Rockford, Danville y en los suburbios del sur de Chicago, así como las máquinas tragamonedas en hipódromos, aeropuertos y en el recinto ferial del estado.

Sin embargo, un comité del Senado podría aprobar una legislación que autorizara la construcción de un nuevo casino para que la ciudad financie las mejoras educativas.