Las autoridades colombianas decomisaron el viernes un arsenal de guerra compuesto por más de cien armas largas y otros pertrechos a una banda de narcotraficantes que se disolvió hace un mes en el sureste del país, informaron fuentes policiales.

El armamento fue hallado por la Dirección de Investigación Criminal (Dijín) de la Policía Nacional, dentro de una acción continuada contra el llamado Ejército Revolucionario Anticomunista de Colombia (Erpac, de extrema derecha).

El titular de la Dijin, el general Carlos Ramiro Mena, precisó a Efe por teléfono que el arsenal de guerra estaba almacenado en siete escondites de la zona boscosa de Guacamayas y Santa Elena, parajes rurales de la localidad de Mapiripán, en el departamento del Meta.

"Son más de cien fusiles, lanzagranadas, morteros, granadas y una gran cantidad de munición que supera los 30,000 cartuchos de diferentes calibres", precisó el oficial desde el área de operaciones.

Asimismo, en las acciones fueron hallados uniformes de fatiga, morrales y otros elementos de intendencia del Erpac, que era una de las organizaciones herederas de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), que se disolvieron en 2006 con el desarme de más de 31.000 paramilitares.

"Es el mayor arsenal que se le ha decomisado al Erpac desde su sometimiento a la Justicia", aseguró Mena tras advertir de que las autoridades no descartan que este grupo mantenga más armamento almacenado en escondites selváticos.