Ahora unas drogas disfrazadas de caramelo son la nueva sensación entre los jóvenes en varias ciudades de Estados Unidos.

Se llaman Cheeba Chews y la policía asegura que comer uno de estos "caramelos" equivale a fumarse un cigarro de marihuana.

La policía en las playas de Alabama aseguraron que nunca antes habían vistos los Cheeba Chews, pero que durante las vacaciones de primavera esta nueva droga irrumpió con fuerza y confiscaron los primeros "caramelos" durante una redada contra varios menores que estaban consumiendo alcohol.

Esta droga que tiene apariencia inofensiva está al alcance de personas de todas las edades y se compra y vende legalmente sin restricciones en lugares como Colorado, California y Oregon.