Mientras la policía estrecha el cerco al sospechoso, su tío Ruslan Tsarni, residente en Maryland, montó en cólera en contra de sus sobrinos calificándolos de "fracasados, perdedores y retrasados".

Tsarni, quien está conmocionado, dijo que hacía muchos años que no estaba en contacto con la familia y que por favor, "la gente no descargara su ira ahora contra la etnia chechena".

El tío de los sospechosos pidió perdón a las vícitimas en nombre de la familiay que  "nunca me hubiese imaginado que de alguna forma los hijos de mi hermanos estarían vinculados a esto porque yo mismo los hubiera denunciado".

Respecto a la familia de sus sobrinos dijo que su hermano y padre de los sospechosos era un humilde trabajador que pasó su vida tratando de alimentar a su familia, arreglando autos y que ha trabajdo toda su vida.

Tsarni siguió la declaración aclarando que se siente "avergonzado de los hijos de mi hermano" y que lo único que quiere es que su familia no se asocie con ellos.
 
A pesar de no conocer las causas de los atentados, Tsarni dijo que  "lo que está detrás de esto es que son perdedores, no capaces de integrarse o tener éxito y que odian a todos los que lo lograron".
 
El tío de los sospechosos habló con su hermano por última vez en 2009 y dice que los chechenos son un pueblo pacífico.
 
Por último, Tsarni dijo a su sobrino que se entregue y pida perdón a las víctimas porque "él ha traido la verguenza a nuestra familia, a la etnia chechenia pq ahora todos van a asociar ese nombre".