Doce muertos y al menos 72 heridos dejó la ola de violencia del fin de semana feriado del 4 de julio en Chicago, incluyendo a 8 personas baleadas en un ataque ocurrido el sábado, en el oeste de la ciudad. 

El incidente más reciente ocurrió en la cuadra 4700 de South Ashland a las 3:30 pm del domingo donde un hombre resultó herido en el brazo y pecho y otro murió luego de recibir disparos en la espalda.
 
Según Joshua Purkiss, portavoz de la Policía de Chicago, el hombre herido se encuentra en condición crítica.
 
El viernes hubo dos tiroteos en parques públicos de la ciudad: el parque West Pullman, donde un niño de tan solo 5 años fue herido, y el parque Chatham, donde un niño de 7 años fue baleado.
 
El sábado un hombre fue arrestado en relación al tiroteo del parque West Pullman y el domingo un juez le negó la fianza.  
 
La violencia comenzó el miércoles alrededor de la 1:30 pm cuando un hombre fue baleado en su auto en la cuadra 8700 de South Loomis Street. Según la oficina del médico forense, el hombre murió en el lugar de los hechos.