WASHINGTON - Las políticas contra el tabaquismo han disminuido el consumo de cigarrillos en Estados Unidos y evitado casi 800,000 muertes por cáncer entre 1975 y 2000, según un informe que publica este miércoles la revista Journal of the National Cancer Institute.

La oficina del Inspector General de Salud de EE.UU. emitió en 1964 su primer informe sobre el impacto del tabaquismo en la salud y el estudio publicado hoy señala que si desde entonces hubiera cesado el consumo de productos de tabaco "unos 2.5 millones de personas hubieran evitado la muerte por cáncer de pulmón" en los 36 años siguientes.

"Estas conclusiones proporcionan una ilustración clara del impacto devastador del uso de tabaco en nuestro país y los enormes beneficios que se obtienen por la reducción de la tasa de tabaquismo", señaló Robert Croyle, director de la División de Control de Cáncer y Ciencias de Población en el Instituto del Cáncer.

Croyle añadió que "aunque se han logrado grandes avances no podemos aflojar en nuestros esfuerzos".

"La prevención y cesación del uso de tabaco siguen siendo prioridades vitales en la medicina, la ciencia y la salud pública", sostuvo.

Los investigadores emplearon un método de modelo comparativo dentro del cual se construyeron los historiales detallados de los patrones de uso de cigarrillos en los individuos nacidos entre 1890 y 1970.

Luego relacionaron esas historias con las tasas de mortalidad por cáncer de pulmón dentro de modelos matemáticos que les permitieron calcular el impacto de los cambios en los patrones de tabaquismo en el período entre 1975 y 2000.

Desde 1964, los esfuerzos en EE.UU. para controlar el consumo de productos de tabaco -lo cual incluye cigarrillos, cigarros, tabaco para pipa y tabaco de mascar- han incluido aumentos de impuestos, restricciones de las áreas donde se puede fumar, límites a la adquisición de productos de tabaco por menores de edad y campañas de educación pública sobre los perjuicios del tabaquismo.

Para su estudio los investigadores crearon tres "escenarios": en uno aplicaron los datos del comportamiento real de los fumadores en EE.UU.; en el segundo predijeron los comportamientos que hubieran ocurrido sin medidas de control, y en el tercero examinaron qué hubiera pasado si hubiera cesado el tabaquismo en 1965.

Los científicos calcularon que si no se hubieran aplicado los programas de control y las medidas de educación pública sobre el tabaquismo, entre 1975 y 2000 hubieran muerto 552,000 hombres y 243.000 mujeres más que las que fallecieron por cáncer de pulmón en el período.

Según sus modelos, si las medidas de control del tabaquismo hubieran sido totalmente exitosas se habrían evitado otras 1.7 millones de muertes por cáncer de pulmón, señaló el artículo.

"Una gran mayoría de las muertes por cáncer de pulmón podría evitarse si se eliminara el consumo de cigarrillos", dijo Eric Feuer, uno de los autores del estudio.