El Senado de Illinois ha aprobado una legislación para permitir que los distritos escolares usen cámaras para pillar a los conductores que no se detienen cuando los autobuses escolares están dejando o recogiendo niños.

Los conductores que sean captados por las cámaras cometiendo la infracción, podrían recibir una multa de $150 por la primera ofensa y $ 500 por cada infracción subsiguiente.

El autobús deberá tener su señal de alto desplegada y las luces intermitentes funcionando. También debe quedar claro que los estudiantes hayan estado bajando o subiendo al autobús.

Los legisladores votaron 36-12 a favor del proyecto de ley, que ahora se traslada a la Cámara Baja.

El senador Antonio Muñoz es el patrocinador del proyecto de ley. Él dice que va a disuadir a la gente de pasar a los autobuses y poner en peligro a los niños.

Los opositores de la medida dicen que es inconstitucional porque las personas que reciban multas no tendrán derecho a impugnar ante tribunales.