El ex gobernador Jeb Bush ha creado una gran polémica en internet y las redes sociales con recientes comentarios en los que ha asegurado que no entiende por qué a sus colegas republicanos no les gusta la propuesta de reforma migratoria.

Bush, cuya esposa nació en México, afirmó que los EEUU necesitan a los inmigrantes, en particular por su voluntad de trabajar duro y por su excepcional fertilidad para mantener la ventaja competitiva frente a países como China y Japón.

En una conferencia de la Coalición de Fe y Libertad a principios de esta semana, Bush dijo que "los inmigrantes crean más negocios que los estadounidenses nativos, son más fértiles, aman a las familias, y tienen más familias unidas, además de aportar una población más joven. Los inmigrantes son un motor de la prosperidad económica ".

El comentario de la fertilidad, en franca referencia a que los inmigrantes suelen tener familias más numerosas, con varios hijos, es la médula de la polémica.