MADRID (AP) -- La infanta Cristina, hija de los reyes de España, fue imputada por el escándalo de corrupción que afecta a su marido.

El juez José Castro citó a declarar a Cristina de Borbón en calidad de sospechosa el próximo 27 de abril en Palma de Mallorca, en las Islas Baleares, donde se investiga el caso.

De momento, Cristina, hija menor de Juan Carlos y Sofía, está bajo investigación y no se le acusa de delito formal alguno. La Casa Real dijo que "no hace comentarios sobre decisiones judiciales".

Cristina fue imputada tras hacerse públicos unos correos electrónicos que supuestamente documentaban su conocimiento de las actividades de su esposo Iñaki Urdangarín.

La acusación sostiene que el yerno del rey y su socio presuntamente se apropiaron de unos 5,6 millones de dólares en subvenciones públicas asignadas entre 2004 y 2006 a un instituto sin ánimo de lucro relacionado con el mundo del deporte que presidía Urdangarín.

Al igual que su mujer, Urdangarín, de 45 años, está imputado y bajo investigación, pero no ha sido arrestado ni ha pisado la cárcel, y todavía no ha sido acusado formalmente de delito alguno. Su socio en el instituto Diego Torres enfrenta cargos de falsedad documental, prevaricación, fraude a la administración y malversación de fondos públicos que podrían sumar una condena superior a los cuatro años de prisión.

En enero, el juez Castro impuso una fianza de 8,2 millones de euros (11,1 millones de dólares) en concepto de responsabilidad civil para Urdangarín y Torres, que no pagaron.

En el auto de 542 páginas para justificar la multa, el juez argumentó que los imputados utilizaron el "paraguas de bondad y de ayuda al prójimo" que se presupone a las entidades sin ánimo de lucro para "desviar fondos públicos en beneficio propio".

El cerco de la investigación se había estrechado mucho sobre la infanta Cristina. Su secretario personal Carlos García Revenga fue imputado y ya testificó ante Castro el pasado 23 de febrero.

Sin embargo, Mario Pascual Vives, abogado de Urdangarín, había rechazado hasta ahora cualquier relación de Cristina con el instituto.

Ex deportista profesional de balonmano, doble medallista olímpico, presentado en el pasado como el marido perfecto, Urdangarín es ahora el enemigo público número uno.

Está apartado de los actos oficiales de la corona y su perfil no aparece en el sitio en internet de la monarquía.