Los implantes podrían impedir que las mujeres sobrevivan al cáncer de seno.

Investigadores canadienses analizaron los resultados de dos estudios que indican que quienes llevaban implantes tenían un 26 porciento más de probabilidades de ser diagnosticadas en la etapa final de cáncer de seno, que aquellas mujeres que no tienen implantes.

El estudio también indica que las mujeres con implantes son un 38 porciento más suceptibles  a morir de cáncer de seno, aunque el estudio debe considerarse con precaución porque existen varios factores que no fueron valorados, y que podrían incidir en los resultados.