Los inmigrantes que cruzan ilegalmente la frontera, no solamente tienen que preocuparse por el calor del desierto, la vigilancia de la patrulla fronteriza o los mimos peligros del desierto, pero ahora, tambien se tienen que proteger de los delincuentes y violadores
 
Los criminales ya no se detienen a asaltar a las personas en la ciudad, pero ahora les ha dado para atacar a los más indefensos y que apenas tienen agua y comida para llevar a cabo el peligroso cruce.
 
“Asaltos, eso es a diario, violaciones entre mujeres, niños o inclusive hasta caballeros y sobre todo la privación de la libertad. No es raro que escuchemos una o dos veces por semana a alguien que nos está llamado diciendo que tienen a su familia secuestrada”, dijo Rafael Hernández, director de la organización Ángeles del Desierto. 
 
La ironía es que el mismo Hernández, fue atacado por unos delincuentes mientras intentaba ayudar a inmigrantes perdidos y víctimas de la violencia. 
 
Según la patrulla fronteriza, estos malhechores operan como grupos criminales organizados y en los últimos años ésta actividad ha incrementado. 
 
A pesar de los tantos peligros ocultos en el cruce de la frontera, el flujo de inmigrantes no disminuye.
 
Pero los expertos les piden a las personas que la piensen dos veces antes de iniciar una aventura que podría acabar en tragedia.