Este lunes podría ser sentenciada  una madre de Dallas que confesó haber pegado a la pared a su hija de dos años de edad  y luego golpearla a manera de castigo.

Elizabeth Escalona, de 23años de edad, podría pasar el resto de su vida en prisión.

Los médicos dicen que la tortura que la niña sufrió a manos de su madre la dejó en coma por varios días.

"El panorama completo fue muy impactante. Atiendo a muchos niños. Este fue uno de los peores, más impactantes casos que he visto", dijo la Dr. Amy Barton, un ex pediatra del Centro Médico Infantil.

Barton contuvo las lágrimas mientras testificaba. Ha pasado más de un año desde que vio por primera vez a Joselyn Cedillo, de dos años de edad, en cuidados intensivos. Dijo que la niña fue llevada a la sala de emergencias el 7 de septiembre del 2011, apenas aferrándose a la vida.

Durante la audiencia de sentencia, Barton también mostró fotografías de las lesiones de la niña.

La policía dijo que Escalona estaba tan enojada de que su hija había ensuciado los pantalones, que como castigo, le pegó las manos a la pared con pegamento y la golpeó frente a sus otros hermanos.

Los otros hijos de Escalona le dijeron a las autoridades que la madre había pateado a la niña en el estómago en repetidas ocasiones, según la policía.

La niña se recuperó de la golpiza y el Estado asumió la custodia tanto de ella, como de los otros niños de Escalona.

Escalona se declaró culpable de cargos de lesiones de primer grado a un menor y enfrenta de 5 años a cadena perpetua en prisión.