De acuerdo con el prestigiado semanario “Zeta”, Peña Nieto cierra su primer año de gobierno con al menos 17,068 ejecutados.

El semanario, que se publica en Tijuana, México, cita al Secretariado Ejecutivo Nacional del Sistema Nacional de Seguridad Pública para señalar que —entre el 1 de diciembre de 2012 y 31 de octubre de 2013— se registaron en ese país 17,068 “averiguaciones previas” por homicidio doloso.

Cada una de estas “averiguaciones previas” suma por lo menos una víctima, por lo que el total de muertes en los primeros 11 meses de gobierno supera los 17,068 asesinatos, según "Zeta". 

En varias ocasiones, tanto el presidente Peña Nieto como el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, se han referido a un descenso considerable en la violencia durante 2013, pero no han aportado cifras específicas.

En julio de este año, “Zeta” documentó 13,775 ejecuciones en los primeros siete meses del gobierno de Peña Nieto.  El semanario recurrió a información oficial y la contrastó con datos de los servicios forenses, organizaciones civiles y medios de comunicación locales.

El gobierno de Peña Nieto reconoció sólo 7,128 homicidios relacionados con el crimen organizado entre el 1 de diciembre de 2012 y el 30 de junio de 2013.