A pesar de que sólo se espera una capa de menos de una pulgada de acumulación de nieve para la mayor parte del área metropolitana de Chicago, durante la mañana del viernes, se anticipan dolores de cabeza en las autopistas.

La caída estable de nieve ligera comenzó durante la madrugada y ha creado condiciones resbaladizas y baja visibilidad para los conductores.

A las 7am del viernes, ya se habían reportado una docena de accidentes.

Un choque de ocho autos fue reportado alrededor de las 6am en la autopista Kennedy Expressway, a la altura de la Ogden Street,  en los carriles rápidos con dirección al centro. En el accidente hubo reportes de heridas leves.

Hubo un segundo choque en la misma autopista, cerca de la calle Armitage, así como varios otros accidentes menores.

Aunque no se pronostica gran acumulación, hay una pequeña posibilidad de que con esta nevada se rompa  la racha de 355 días sin precipitación capaz de producir al menos una pulgada de acumulación en un solo día, en el área de Chicago. La última tormenta con estas características se produjo el 24 de febrero del 2012.

No obstante la poca nieve, las temperaturas continúa muy frías.

Aun recuperándose de las gélidas temperaturas del lunes y del martes que marcaron las condiciones más frías de la temporada, el jueves, fue otro día congelante.

En horas de la tarde, el mercurio apenas alcanzó a llegar al extremo bajo del rango de los 20s, y no superó los cifras de un dígito durante las horas de la mañana. Además la sensación térmica hizo sentir las temperaturas de -5 a -15 grados más frías.