Hay buenas noticias para las personas que durante años han batallado con el alcoholismo sin poder superarlo. Y es que recientemente la Comisión Europea del Medicamento autorizó el uso del Selincro, nombre con el que un laboratorio danés comercializará el nalmefeno.

El nalmefeno se ha probado en 2 mil pacientes, y en un  60 % de ellos ayudó a reducir el consumo de alcohol, tras un tratamiento de 6 meses. Sin embargo, un 40 % bajó considerablemente el consumo de alcohol luego  de solo un mes de tratamiento.

Según los fabricantes,  el nalmefeno  reduce los deseos de beber, lo que es una opción frente a otros productos que buscan la eliminación del hábito, algo que para muchos alcohólicos no es posible, pues se niegan a la abstinencia radical y rechazan someterse a algún tipo de tratamiento.

El producto será comercializado en píldoras desde mediados de este año.