En su discurso del Estado de la Unión, el presidente Barack Obama resaltó el problema de la violencia con armas en el país y recordó a la adolescente Hadiya Pendleton, muerta a tiros en Chicago.

En la audiencia, se encontraban los padres de la joven, Nate y Cleo, sentados al lado de la primera dama Michelle Obama.

“Una de las personas que hemos perdido es una jovencita llamada Hadiya Pendleton. Tenía 15 años de edad. Le encantaban las Fig Newtons y el brillo de labios. Ella era batonista. Era tan buena con sus amigos que todos sentían que ella era su mejor amiga. Hace sólo tres semanas ella estaba aquí en Washington con sus compañeros, actuando para su patria en mi inauguración. Y una semana después, fue muerta a tiros en una parque de Chicago luego de clases, a sólo una milla de mi casa”, fueron las conmovedoras palabras del presidente al evocar a las víctimas más recientes de la violencia con armas.

Obama ha puesto el tema del control de armas entre sus prioridades en este segundo mandato. 

No es la primera vez que hace referencia a la violencia en Chicago en uno de sus discursos. Hace un mes, cuando anunció un paquete de medidas y propuestas ejecutivas diseñadas para reducir la violencia armada, Obama hizo referencia al índice de asesinatos en Chicago y recordó las masacres más recientes en el país, incluyendo la ocurrida en la escuela elemental en Newtown, Connecticut.

En su discurso de la Unión, el mandatario habló también de la necesidad de una reforma migratoria para sacar de la sombra a miles de inmigrantes indocumentados en los Estados Unidos.

Barack Obama tiene planeado viajar este viernes a Chicago y se espera que aborde el tema de la violencia de armas.