La municipalidad planea incrementar la seguridad a lo largo del trayecto de la Maratón de Chicago. Personal se ve preparando la ruta para la carrera del próximo domingo.

“Aprendimos varias lecciones de Boston. Vamos a usar perros abiertamente para detectar explosivos en las mochilas”, afirmó el Superintendente de la Policía, Garry McCarthy. "La gente se muestra dispuesta a colaborar”.

Uno de los cambios es que los corredores carguen sus pertenencias en bolsas de plástico transparente. Las bolsas serán checadas cuando los corredores lleguen a la zona de arranque.

“Sólo los participantes, el equipo y los voluntarios tendrán acceso a esa zona”, dijo Cary Pinkowski, el director de la Maratón de Chicago.

Otro cambio es que los corredores deberán recoger ellos mismos el paquete de la carrera.

Anteriormente cualquier persona podía recoger estos paquetes en nombre de los participantes. Los paquetes incluyen el número que usan los corredores. 

La Policía tiene un plan de seguridad para la ruta de 26.2 millas.

“Tendremos una presencia abierta y secreta entre la multitud”, dijo McCarthy.