Un reciente estudio reveló que los bebés que nacen en un parto tardío (o postérmico) son dos veces más propensos a sufrir de Trastorno de Hiperactividad (TDAH).

Durante el estudio, que tuvo una duración de cuatro años, se observó a 5,000 bebés y se encontró que aquellos que nacieron a las 42 semanas o más de gestación corrieron mayor riesgo de desarrollar problemas de conducta y fueron doblemente más propensos de desarrollar TDAH.

Sin embargo, una de las autoras del estudio dijo a la publicación británica, “The Daily Telegraph” que más estudio son necesarios para determinar las causas de los partos tardíos y las causas de la relación entre estos y los problemas subsecuentes.

Por lo general, los médicos recomiendan inducir el parto una vez alcanzadas las 42 semanas de gestación para evitar complicaciones en el embarazo y evitar la muerte fetal.