El congresista por Illinois Jesse Jackson Jr. ha renunciado a su escaño en el Congreso de Estados Unidos.

De 47 años, Jackson estaba bajo investigación por una supuesta malversación de fondos de campaña.

Esta renuncia se ha dado luego de que Jackson estuviera bajo licencia médica y alejado de su cargo desde junio pasado.

Jackson desapareció del ojo público luego de ingresar a la prestigiosa Clínica Mayo para recibir tratamiento por un supuesto trastorno bipolar.

En septiembre, Jackson regresó a su casa en Washington, pero fue re ingresado a la clínica en octubre, en medio de informes de que se enfrentaba la pesquisa sobre el uso de fondos de campaña.

Jackson, cuyo padre es el reverendo Jesse Jackson, asumió el cargo en 1995 y fue reelegido en las elecciones del pasado 6 de noviembre.

El legislador se refirió a su salud al anunciar su dimisión en una carta dirigida al presidente de la Cámara, John Boehner.

Pero también reconoció la "investigación federal en curso sobre mis actividades".

"Estoy haciendo mi mejor esfuerzo para resolver la situación de manera responsable, cooperar con los investigadores, y aceptar la responsabilidad por mis errores, porque son mis errores y sólo míos", escribió.