WASHINGTON.- El presidente Barack Obama y su rival republicano Mitt Romney están concentrados en empaparse de política exterior y tomando una inusual pausa en sus campañas por los estados más reñidos.

El enfrentamiento del lunes en Boca Ratón, Florida, representa una de las mayores oportunidades para que Obama y Romney capturen la atención de millones de electores, en especial ese pequeño pero tan deseado grupo que todavía no decide su voto.

Obama se atrincheró en Camp David en las montañas Catoctin de Maryland, a donde llegó el viernes para prepararse para el debate de 90 minutos que estará enfocado en temas internacionales. En el retiro presidencial lo acompañan un grupo de destacados asesores que incluyen al consejero en Seguridad Nacional Tom Donilon, el estratega de campaña David Axelrod y el principal consejero de la Casa Blanca David Plouffe.

Romney planeaba pasar el fin de semana en Florida y seguir con los intensos preparativos que han consumido grandes cantidades de su tiempo en semanas recientes.

La política exterior ha surgido como un tema importante en las últimas semanas de la contienda, encumbrado por un mortífero ataque al consulado de Estados Unidos en Bengasi, Libia, y una situación intranquila en Siria. Aunque los sondeos muestran que los electores todavía dan prioridad a los temas económicos, ambos candidatos se están manifestando agresivamente como el más competente para ser comandante en jefe.

En un día de campaña inusualmente calmado, Paul Ryan, compañero de fórmula de Romney, es el único candidato que estará el domingo frente a los electores. El legislador de Wisconsin tiene programados dos actos en Iowa, incluyendo uno en Sioux City con el cantante de country Mark Wills, y un mitin en Colorado por la tarde.

Pero con una contienda cada vez más cerrada, ni Romney ni Obama pueden permitirse más días lejos del grupo de estados que decidirán al ganador.

Después del debate del lunes, Obama comenzará una excursión y el martes estará en Florida y Ohio; el miércoles estará en Davenport, Iowa; Denver; Los Angeles y Las Vegas. Luego Tampa, Florida; Richmond, Virginia; y Cleveland el jueves, cuando Obama regresará a casa en Chicago a emitir su voto de manera anticipada.