El viernes dio inicio la demolición de una bodega abandonada que se incendió esta semana en el vecindario de Bridgeport y se convirtió en el mayor incendio de Chicago, en años.

Apagar el fuego requirió los esfuerzos de más de 200 bomberos, quienes trabajaron en temperaturas bajo cero y dejaron a la estructure completamente cubierta en gruesas capas de hielo.

Reporte inicial: Incendio masivo

La esquina noroeste del edificio ubicado en la cuadra 3700 de South Ashland Avenue fue el primero en ser derrumbado justo antes de las 10:30am del viernes, dijo Larry Langford, portavoz del Departamento de Bomberos.

Langford dijo que la compañía de demolición está trabajando junto a los bomberos, a medida que ellos controlan algunos puntos que permanecen humeantes y se aseguran de que todos estén a salvo.

La preocupación de que se produjera un derrumbe de la estructura ha estado presente desde que ocurriera el incendio, el martes.  John McNicholas, del Departamento de Bomberos dijo el jueves que las seis a ocho pulgadas de hielo que cubren el inmueble podrían contribuir a un colapso.

En el pasado, el almacén fue propiedad de  Harris Marcus Group Building, un fabricante de lámparas que alguna vez empleó a cientos. Una empresa de fabricación de banderas, en el local vecino también sufrió daños por el fuego.