Según el Centro de Prevención y Control de Enfermedades, (CDC, por sus siglas en inglés), este año el brote del virus del Nilo es el peor en historia de los Estados Unidos.

Pero  investigadores del Centro de las Ciencias de la Salud de la Universidad de Oklahoma, están trabajando en una vacuna que podría proteger a los humanos contra la enfermedad y las pruebas que se han realizado son muy prometedoras.

El doctor James Papin y su equipo de investigadores han logrado aislar las cepas del virus del Nilo occidental. Luego han utilizado un producto químico que las desactiva, logrando con esto que el virus se vuelva prácticamente inofensivo.

El doctor Robert Floyd que originalmente desarrolló la técnica, ahora la está utilizando para desarrollar una vacuna.

Si el proceso de desarrollo de la vacuna es exitoso, sería seguido por años de pruebas antes de que llegue al mercado.

Un obstáculo es la financiación de los estudios, pero con la reciente alza en los casos del virus del Nilo se espera que el desarrollo de esta vacuna pase a ser una prioridad.