El consejo de la Ciudad de Chicago analiza una propuesta para prohibir las bebidas energizantes dentro de los límites de la ciudad. La iniciativa, que fue introducida por el Alcalde del distrito 14, Edward Burke, refiere tanto a la venta como a la distribución de las cada día más populares bebidas.

La solicitud fue introducida por la creciente preocupación que suscitan los problemas de salud vinculados al consumo de refrescos energizantes. A comienzos de este año ya había sido presentada una ordenanza en la que se solicitaban datos de la FDA acerca de, al menos, cinco muertes ocurridas desde 2009 y que podrían atribuirse a las bebidas de la marca "Monster".

El Dr. Howard Axe, presidente de la Sociedad Médica de Chicago, fue llamado a testificar en los próximos días acerca de los riesgos asociados con el uso de energizantes y sobre el aumento de la cantidad de visitas a urgencias relacionadas con este consumo. También se espera que dé su testimo Wendy Crossland, madre de la niña Anais Fournier de 14 años que falleció tras beber dos latas de una bebida energizante en menos de 24 horas.

Mientras tanto, voceros de la marca Monster refutan estas afirmaciones al sostener que no se realizaron estudios médicos que demostraran que la adolescente haya perdido la vida como resultado de una intoxicación con cafeína.