SAN DIEGO - La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos presentó este martes su nueva estrategia nacional, la primera en ocho años, periodo en el que sus agentes más que se duplicaron y las detenciones de personas que ingresan ilegalmente desde México disminuyeron a su menor nivel en cuatro décadas.

El nuevo plan, esbozado en un documento de 32 páginas y cuya elaboración tardó más de dos años- contiene términos especializados como "en base al riesgo" y "en base a información de inteligencia" para describir una reacción más matizada y específica frente a amenazas que evolucionan constantemente.

En su anterior estrategia, la Patrulla Fronteriza había emplazado a numerosos agentes en corredores de intenso tránsito de inmigrantes ilegales, para obligarlos a desplazarse por zonas más remotas donde supuestamente sería más fácil capturarlos y que los desalentaría de reincidir.

"El punto para mí es que al menos sea una estrategia firme", dijo a The Associated Press el director de la fuerza, Mike Fisher.

La nueva estrategia se basa en información de inteligencia para identificar a los inmigrantes reincidentes y determinar por qué siguen viniendo, dijo Fisher, quien tiene previsto exponer el plan el martes ante una subcomisión de la Cámara de Representantes.

"Toda esta iniciativa basada en el riesgo intenta determinar ¿quiénes son estas personas? ¿Qué peligro representan respecto de la seguridad nacional? Cuanto más sepamos, más informados estaremos para identificar una amenaza y un peligro potencial", señaló Fisher en entrevista reciente.

Las condiciones en la frontera han cambiado considerablemente desde la anterior estrategia nacional, lo cual obliga a la agencia a adaptarse a un nuevo panorama. El número de agentes más que se duplicó desde 2004, a 21.000 elementos, gracias a una contratación sin precedentes, a la par de otras medidas como fuertes inversiones en la construcción de cercas y en la instalación de cámaras, sensores y otros aparatos.