¿Eres de las que, agotadas por sus trabajos, pasan su tiempo libre comiendo o bebiendo frente a la TV? . Hay maneras más creativas y saludables de pasar tu tiempo de ocio, que no sólo te relajarán sino que te permitirán recuperar la energía perdida. Aquí tienes 10 opciones para un mejor relax:

1.Conéctate con la naturaleza. Hacer una excursión o pasear por un parque arbolado desvían tu atención del trajín diario. El ejercicio, además, te ayudará a dormir mejor y sentirte más descansada.


2.Ten un hobby. La fotografía, la danza o la pintura son actividades muy gratificantes para hacer como aficionada. Lejos de la presión laboral por lograr resultados, hazlas solo porque te divierten, y verás cómo le dan un nuevo valor a tu tiempo libre.

3.Cuida tu jardín. Para muchas personas, plantar bulbos, desmalezar, cortar el césped o regar son actividades tan relajantes que podrían dedicarse a ellas durante horas.

4.Acuéstate en una hamaca. Las hamacas de tela relajan todo tu cuerpo, te permiten elevar tus piernas y te ayudan a dormir imitando el arrullo que recibías de bebé.

5.Prepara una comida. Cocinar puede ser muy relajante si, en lugar de hacerlo con las prisas diarias, te tomas tu tiempo, eliges los ingredientes que más te gustan y acompañas todo el proceso con tu música favorita y una copa de vino.

6.Toma un baño. Unos 20 minutos en una tina con agua y sales te dejarán como nueva en cuerpo y actitud.

7.Reúnete con amigos. Compartir recuerdos, reír a carcajadas, bailar alocadamente y planear salidas juntos son algunas posibilidades para pasar el tiempo junto a tus compañeros de aventuras.

8.Cultívate. Aprovecha tu tiempo libre para leer un libro, visitar una muestra de arte o buscar en la web algo más que juegos y las últimas noticias.

9.Escribe. No necesitas ser poeta o periodista para poner por escrito tus ideas, preocupaciones y sueños. Queda en ti borrarlo después, como una descarga terapéutica, o publicarlo en un blog si te divierte también el intercambio con lectores.

10.Relájate a la manera clásica. Pon música suave, quítate los zapatos y acuéstate en el piso con los ojos cerrados. Se trata de respirar profundo, sentir cómo tu cuerpo se aquieta lentamente y dejarse llevar al ensueño por la música.

Fuentes: Dashama Gordon, instructora de yoga, autora, fundadora del Pranashama Yoga Institute
Bailey Vaez, fundadora de Proactive Movement - Jill Spiegel, autora de “How To Talk To Anyone About Anything!”