Los casos de enfermedad por el virus del Nilo aumentaron un 40 por ciento desde la semana pasada y podría competir con los récords establecidos en el 2002 y el 2003, según dijeron el miércoles, funcionarios federales de salud.

En lo que va de este año, 1,590 casos de la enfermedad transmitida por los mosquitos se han notificado al Centro para el Control y Prevención de Enfermedades, (CDC, por sus siglas en inglés), y 66 muertes.

Todos los estados, excepto Alaska y Hawai han encontrado el virus del Nilo en  personas, aves o mosquitos. Texas ha sido el más afectado, representando la mitad de los casos reportados al CDC hasta ahora.

El miércoles, el condado de Dallas confirmó la 13va muerte, en este año,  por el virus del Nilo. En ese último caso, el paciente había sido diagnosticado con la forma neuroinvasiva de la enfermedad. Hasta el 29 de agosto, más de 319 personas se han enfermado por el virus en el condado de Dallas. En el resto del Norte de Texas, al menos 780 personas se han enfermado durante el verano.

En alrededor de la mitad de los casos, la enfermedad es grave, y el CDC considera a esos casos como el mejor indicador de la actividad del Nilo Occidental, debido a que muchos de los casos leves no son reportados e incluso los síntomas podrían no ser reconocidos.

Los síntomas típicos son fiebre, dolor de cabeza y de cuerpo, y la mayoría de las personas se recuperan por sí solas en unos días. Menos del  1 por ciento presenta síntomas neurológicos tales como rigidez en el cuello e incluso coma y parálisis.

Funcionarios de salud creen que la actividad del Nilo Occidental alcanzará su punto máximo a mediados y finales de agosto, pero es probable que continúe hasta octubre. Debido a que los síntomas pueden tardar dos semanas en aparecer, los casos se reportan tiempo después de que la gente se infecta.

La enfermedad apareció por primera vez en Estados Unidos en 1999. Las autoridades dicen que la primavera temprana de este año y el verano caliente pudieron haber contribuido al actual auge de los casos. Los mosquitos contraen el virus al alimentarse de aves infectadas y después transmiten el virus a personas a las que pican.

El CDC dijo que no se espera que el huracán Isaac tenga un gran impacto en los casos del virus en los estados del sur. Las fuertes tormentas pueden eliminar  criaderos de mosquitos, pero el agua estancada puede ayudar a la cría, dijo el Dr. Lyle Petersen, principal experto en la materia, del CDC. Muchos otros factores, tales como la población de las aves infectadas, influyen en la severidad de los brotes del Nilo Occidental, agregó.