Es ley de vida: todos, en un momento u otro, tenemos que dar una mano a nuestros padres o familiares enfermos. Con el tiempo nuestros seres más cercanos pueden necesitar todo el afecto y atención que les podamos dar.

Cuidar de un enfermo –incluso  alguien a quién amamos- es una tarea que puede llegar a ser dura y casi asfixiante. Te ofrecemos una serie de consejos que pueden ayudarte a hacerlo dando lo mejor de ti.

1) Comparte la responsabilidad con otros: No puedes ser la única que cocine, lave la ropa, limpie y atienda al enfermo. Habla con todo el clan familiar, es necesario que te apoyen y que se distribuyan las tareas entre todos.

2) Ten tiempo para ti:
Estar todo el día atendiendo a alguien enfermo y depresivo puede fácilmente arrastrarte a una condición similar. Por lo tanto es prioritario que tengas tiempo para salir y hacer planes con amigos. Necesitas estar bien primero tú para poder ayudar a los otros.

3) No pierdas la risa: Trata de mantener el sentido del humor y ser capaz de reírte de cosas pequeñas. Busca maneras de divertirte, dentro de lo que puedas en ese contexto: mira una comedia, llama a una amiga que te haga reír, tómate la vida con menos formalidad.  La risa es la mejor manera de liberar la tensión en una situación difícil para ambos.

4) Ocupa la cabeza del enfermo:
Quizás tu ser querido no se puede levantar de la cama; pero es seguro que algo podrá hacer por sí mismo: ayudarte pelando unas frutas, hacer llamadas telefónicas para pedir las citas médicas o pasar los contactos de una agenda vieja. Es importante que él se sienta útil y que te ayude con tus labores todo lo posible: no hagas todo tú.

5) Pide a una amiga que te escuche: El enfermo te dio un día insoportable, tú estás con los nervios rotos. No intentes ser Wonder Woman: llama a una buena amiga, pídele que te escuche  y así tendrás alguien con quién desahogarte.

6) Organiza el día: Llevar un orden y hacer rutinas simplifica la relación entre cuidador y enfermo: acuerden juntos horarios para comer y para recibir la medicación, actividades para hacer y tiempos libres para ambos.

Puedes encontrar información complementaria sobre cómo cuidar mejor a tus enfermos en www.healthfinder.gov