Un estudio realizado en Francia sugiere que el uso del brassiere o sostén, no aporta los beneficios que por mucho tiempo se le han atribuido.

La publicación francesa en inglés, The Local, reportó que de acuerdo al profesor Jean-Denis Rouillon, de la Universidad Besan çon, el uso del sostén no sólo no proporciona soporte que alivie el dolor de espalda y evite la caída natural de los senos, sino que todo lo contrario, de acuerdo con él, el sujetador fomenta la flacidez.

El estudio del profesor Rouillon consistió en 15 años de observación y medición de 330 voluntarias de entre las edades de 18 y 35 años. Y, lejos de sofisticadas herramientas que algunos pudieran imaginar, el profesor  utilizó una simple regla y compás para medir los resultados.

Los investigadores notaron que a diferencia de las mujeres que usaron sostén, las que no lo hicieron presentaron un levantamiento en la posición del pezón en un promedio de 7mm al año y los pechos se tornaron más firmes.

El sitio popsci.com, citó a Rouillon en una entrevista radial diciendo que “medica, fisiológica y anatómicamente, los senos no se benefician al negárseles la gravedad. Por el contrario, se tornan más flácidos con el sostén”.

¿Cómo explican los investigadores el supuesto perjuicio que causa el brassiere?

De acuerdo a ellos, el estudio demostró que el sujetador limita el crecimiento de tejido de soporte, haciendo que los senos se deterioren más rápidamente.