La hipertensión arterial no sólo es el factor de riesgo cardiovascular más prevalente y la primera causa de morbimortalidad en el mundo, sino que también aumenta en un 70% el riesgo de padecer demencia vascular, la segunda causa de deterioro cognitivo en adultos tras el alzheimer.

La Fundación Española del Corazón (FEC) hizo esta advertencia en un comunicado con motivo de la conmemoración del Día Mundial de la Hipertensión, una enfermedad que padecen en España 11 millones de personas (entre el 25 % y el 30 % de la población adulta).

La hipertensión daña la estructura de los vasos cerebrales en la sustancia blanca, ubicada por debajo de la corteza cerebral, explicó la citada organización.

El flujo de sangre alterado y la disminución en la oxigenación lesionan la mielina que recubre las fibras nerviosas, lo que interrumpe los circuitos y desconecta los lóbulos frontales afectando a las funciones ejecutivas y comprometiendo los procesos mentales complejos como la resolución de problemas y la toma de decisiones.

La FEC cita un estudio publicado en Archives of Neurology y llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Columbia), que demostró que los pacientes con hipertensión arterial tenían un 40 % más de riesgo de desarrollar insuficiencia cognitiva leve y un 70 % más de peligro de padecer la forma no amnésica, la cual no implica importantes problemas de memoria.

Los especialistas están estudiando si el tratamiento con antihipertensivos podría evitar la aparición de deterioro cognitivo.