Aunque parezca increíble, las uñas son un indicador bastante certero del estado de salud general de tu cuerpo, y señales como  manchas blancas, un tono azulado o veteados en la superficie pueden ser indicios de problemas de salud.

Un informe de la web de información médica WebMD nos ayuda a identificar en tus uñas síntomas que indican distintos tipos de enfermedades:

Uñas muy pálidas y débiles. Pueden indicar enfermedades serias como anemia, insuficiencia cardíaca, malnutrición o problemas de hígado.

Uñas blancas. Si las uñas se ven  en su mayoría blancas con bordes oscuros, esto puede indicar problemas de hígado como la hepatitis.

Uñas amarillas. Una de las causas más comunes de unas uñas amarillas es una infección de hongos. En algunos casos pueden ser también síntoma de enfermedades más complejas como Tiroides, enfermedades pulmonares, diabetes o psoriasis.

Uñas moradas. Un tono azulado puede indicar que el cuerpo no está recibiendo suficiente oxigeno. Es probable que estemos ante un problema de pulmones o una neumonía. También se asocian problemas cardíacos a las uñas moradas.

Uñas veteadas o con pequeñas marcas.  Este tipo de marcas pueden ser un síntoma temprano de enfermedades como psoriasis o artritis inflamatoria. En estos caso es común la decoloración de la uña y que la piel de por debajo tenga un color rojizo amarronado.

Uñas partidas, secas o resquebrajadas pueden estar relacionadas con enfermedades de tiroides. Si además de quebradizas  se ven amarillas, puede tratarse de una infección de hongos.

Uñas con la piel de alrededor inflamada. Si la piel que rodea la uña está rojiza o inflamada esto puede ser un síntoma de lupus o de otra enfermedad de los tejidos.


Uña con rayas negras. Estas uñas deben ser investigadas cuanto antes, pues podría ser causado por un melanoma, el más peligroso de los tipos de cáncer de piel.

Uñas mordidas: Esto puede ser solo una vieja costumbre, pero en algunos casos si se produce de manera constante puede estar indicando algún tipo de trastorno obsesivo-compulsivo. Si no puedes parar de morderlas es recomendable que veas al médico.

Si quieres más información sobre este tema, haz clic aquí