Muchos científicos están trabajando en tratamientos para ayudar a volver a caminar a las personas con lesiones de la médula espinal. Ahora hay una nueva  y sorprendente demostración de cómo un nuevo método podría funcionar: la estimulación del nervio espinal ayudó a las ratas de un laboratorio suizo a superar la parálisis para caminar y subir escaleras.

Esto puede sonar impresionante, pero un progreso similar también se ha hecho en gente. La diferencia esta vez es particularmente la técnica utilizada.

"Es una extensión natural del excitante trabajo que se ha hecho por muchos grupos" dijo el doctor John McDonald, director del Centro Internacional de Lesiones de la Médula Espinal en el Kennedy Krieger Institute en Baltimore. Él no estuvo involucrado en la investigación.

En el nuevo experimento, publicado en la edición del viernes de la revista Science, los investigadores estimularon los circuitos de los nervios espinales y utilizaron el entrenamiento físico. La estimulación fue a través de corriente eléctrica por medio del implante de electrodos, además de inyecciones de una mezcla química.

Para el entrenamiento, las ratas fueron colocadas en un arnés de modo que sólo sus patas traseras alcanzaran el suelo. Luego se les colocó en una caminadora que sólo se mueve paso a paso sobre el suelo inmóvil, donde tuvieron que optar por mover sus piernas, si querían alcanzar un trozo de chocolate.

Los roedores dieron sus primeros pasos  voluntariamente alrededor de dos a tres semanas después de que iniciaran el entrenamiento, dijeron los investigadores. Las ratas siguieron utilizando el arnés para mantener el equilibrio.

El investigador principal dijo que más de 100 ratas han recuperado, en diferentes grados,  la capacidad de caminar.

"Este tipo de enfoque no cura la lesión de la médula espinal", pero algún día podría ayudar a algunos pacientes a recuperar más capacidad de movimiento, dijo el investigador principal Gregoire Courtine. Sólo haciendo los estudios en humanos demostrará lo mucho que la técnica podría ayudar, dijo Courtine, de la Universidad de Zurich y la Universidad técnica EPFL de Lausanne, Suiza.

El año pasado, otros investigadores informaron que un hombre paralítico de Oregon fue capaz de ponerse de pie y mover las piernas con un estimulador eléctrico implantado quirúrgicamente.