Hacer dieta en forma permanente para bajar más y más libras es tan poco saludable como darse por vencida con esas 15 libras que te sobraron del último embarazo. Muchas personas tienen una idea distorsionada acerca de su peso ideal y cometen errores en el cuidado del cuerpo que pueden ser peligrosos para su salud.

El peso adecuado, tu rango saludable y los riesgos de estar fuera de él se pueden conocer fácilmente averiguando el índice de masa corporal. El índice de masa corporal (Body Mass Index o BMI) es el resultado de tu peso dividido por tu altura, según esta fórmula:
Peso (en libras) / [altura (en pulgadas) x altura (en pulgadas)] x 703

A partir de este índice puedes saber si estás dentro o fuera del rango de tu peso ideal:

Bajo peso: BMI menor a 18.5
Peso normal: 18.5 a 24.9
Sobrepeso: 25.0 a 29.9
Obesidad: 30.0 o más.

Las excepciones a este índice son: niños y adolescentes, para los que se toma en cuenta el sexo y el promedio de peso de la población general de su edad; los atletas y deportistas, que tienen mucha masa muscular que aumenta su peso, y las personas ancianas.

Si estás en el rango del bajo peso, puede que te veas delgada y consigas meterte en los jeans más pequeños, pero probablemente estés desnutrida y la salud de tus huesos y tu corazón corra riesgo a largo plazo.

Si el BMI indica sobrepeso u obesidad, es el momento de ponerte en acción. El control médico, la dieta y el ejercicio pueden librarte de los peligros de la diabetes, la hipertensión, los desórdenes metabólicos y las enfermedades cardíacas a las que te expones mientras no adelgaces.