Más que un régimen para adelgazar (aunque es una de sus grandes ventajas), la dieta mediterránea es para muchos un estilo de vida disfrutable y fácil de llevar, que promueve el bienestar. Conoce sus principios y beneficios.

¿De qué se trata?

La dieta mediterránea está evocada a la salud. Se basa en las tradiciones culinarias de Creta, Grecia; cuya población tiene una tasa muy baja de enfermedades crónicas y una expectativa muy alta de vida. Esta longevidad se atribuye a una dieta con menos alimentos industrializados y de origen animal, más delicias de los árboles y los cultivos, y pequeñas cantidades de vino tinto.

¿Cómo me beneficia?

Al utilizar grasas “buenas” en lugar de saturadas, así como alimentos orgánicos, menos carne roja y más pescado, frutos, vegetales y granos; la dieta mediterránea ayuda a mantener la figura, reducir el riesgo de afecciones cardíacas, diabetes y ciertos tipos de cáncer, entre otros.

¿Qué tengo que hacer?

Primero que nada, leer acerca del tema y asesorarte con un especialista. En términos generales, la dieta mediterránea consiste en:

Abundancia de frutas y vegetales. Así como, pan, granos, semillas y frutos secos.
Queso y yogurt. Consumo diario, pero moderado, en sus versiones low-fat.
Pollo, pescado y mariscos. Dos veces por semana.
Carne roja. Sólo algunas veces al mes.
Hasta 7 huevos. A la semana.
Una copa de vino (opcional). Para acompañar una comida al día.
Actividad física. Regularmente.

¡Quiero empezar!

Aquí tienes dos exquisitas recetas para que comiences a difrutrar las delicias de la dieta mediterránea:

Spaghetti Marinara con Camarones:


1. Cuece la pasta, escúrrela y déjala a parte. Condimenta con sal y pimienta, 1 lb de camarones pelados. Calienta en un sartén, por un par de minutos, 1 cucharada de aceite de oliva. Fríe los camarones por 3 minutos, retíralos del fuego. En el mismo sartén saltea 2 cucharadas de cebolla picada. Añádelas a los camarones.

2. Prepara las salsa con media cebolla y 2 dientes de ajo picados y salteados en 1 cucharada de aceite de oliva. Mezcla con una lata de tomates cherry, 2 cucharadas de azúcar y ¼ de taza de albahca fresca picada. Deja cocer por 15 minutos. Al terminar, desbarata los tomates con cuchara.

3. Agrega a la pasta unas gotitas de aceite de oliva e intégrala con la salsa y los camarones. Añade queso parmesano y sirve al instante.

Bruschetta con aguacate y albahaca


1. Parte en dos un aguacate. Corta una mitad en rebanadas delgadas y resérvalas. Pica: la otra mitad del aguacate, ½ lb de jitomate, ¼ de taza de cebolla, 1 cucharada de albahaca fresca, 1 diente de ajo. Mézclalos con 2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen. Añade sal y pimienta.

2. Parte un pan baguette mediano en rebanadas diagonales, no muy delgadas. Añade en cada una, aguacate rebanado y una cucharada generosa de la mezcla. ¡Disfruta!

Fuente: www.oldwayspt.org