La alergia es una reacción exagerada de tu cuerpo frente a algunos agentes irritantes. En primavera, el polen puede provocar que se irrite tu garganta, se hinchen tus ojos y no puedas parar de estornudar (rinitis). Si tus síntomas son muy fuertes, las bacterias pueden ayudarte a combatirlos.

Científicos de la Universidad de Osaka, en Japón, probaron que las leches fermentadas con cierto tipo de bacterias (probióticos) son buenas contra la rinitis. Es decir, no curan la alergia, pero sí disminuyen la irritación que produce cuando es muy fuerte y motivada por alteraciones en el aire como la presencia del polen. Otros estudios muestran que las mujeres alérgicas pueden disminuir las chances de que sus hijos sufran esta enfermedad si consumen estos mismos probióticos durante el embarazo.

¿Adónde obtenerlos? Los probióticos más fáciles de conseguir y consumir son los yogures y leches fermentadas que poseen las siguientes bacterias en su composición: Lactobacillus casei, Lactobacillus paracasei, Lactobacillus acidophilus y Bifidobacterium longum. Los nombres de estas bacterias pueden aparecer abreviados en las etiquetas de los productos.

Para asegurarte su protección, lo mejor es que tomes una porción diaria de probióticos por la mañana y en ayunas, unos 30 minutos antes de cualquier otro alimento. Si estás usando antibióticos, tienes que esperar 3 horas entre unos y otros. Ten en cuenta que pueden pasar algunas semanas hasta que notes los beneficios de estos productos, y consulta a tu médico si tienes alguna duda o un síntoma que te preocupe.