Los niños que están rodeados de comidas para adultos, los refrescos extra grandes y a las altas horas pegados a la televisión tienden a ser obesos

El problema de la obesidad en los menores, no es solamente que sus compañeros de clase le hagan “bullying” por estar “gorditos”, sino por problemas más grandes tales como el asma, la falta de sueño, infecciones en la piel, presión alta y hasta problemas en los músculos.

Según pediatrics, hay maneras muy sencillas para evitar que los niños sufran de obesidad.

Primero, sirve la comida de tus hijos en platos pequeños. Según el estudio, cuando los menores se sirven la comida en platos para adultos, estos tienden a consumir casi 50 porciento más en calorías no necesitadas.

“Parece que al ofrecer a los niños platos más pequeños,  puede ayudar a que estos coman la porción de comida adecuada y hasta cuidar el apetito”, dijo Jennifer Orlet Fisher, co-autora del estudio.

Segundo, presta atención a lo que tus hijos ven en televisión. Según el análisis, hay una clara asociación entre las personas que ven mucha televisión y los que tienen un alto índice de masa corporal.

Según Michael Rich, directo del Center on Media and Child Health en el hospital de niños de Boston, el estudio no encontró relación entre la obesidad de los niños y los juegos de videos, tampoco  entre los que usaban la computadora por muchas horas.

Según expertos, esto se puede deber a que la televisión contiene muchos comerciales, los cuales, la mayoría son de comidas con altas calorías.

Tercero, asegúrate de que tus hijos duerman bien. Según el estudio, si tus hijos duermen 10 horas al día, lo cual es el tiempo recomendado por los doctores, podría ayudar a reducir el índice de masa corporal de tus hijos.