NUEVA YORK - La operadora de telefonía T-Mobile USA, la filial en EEUU de la alemana Deutsche Telekom, anunció un acuerdo para fusionarse con su competidora MetroPCS, una transacción que se anuncia un año después de que la Justicia estadounidense echara por tierra sus planes de ser adquirida por AT&T.

Deutsche Telekom será propietaria del 74 % de la nueva empresa, que mantendrá el nombre de T-Mobile USA, en tanto que los accionistas de MetroPCS se harán con el 26 % restante y recibirán 1,500 millones de dólares en efectivo, según detallaron ambas firmas en un comunicado conjunto.

T-Mobile USA, actualmente la cuarta mayor operadora de telefonía de Estados Unidos por detrás de Verizon, AT&T y Sprint Nextel con un total de 33.2 millones de clientes, añadirá así los 9.3 millones de clientes con los que cuenta MetroPCS, una operadora de bajo costo que se hace con el quinto puesto del mercado.

"La nueva compañía se convertirá en un líder de telefonía móvil con la escala, espectro, finanzas y recursos para expandir su cobertura geográfica, expandir su oferta a todo tipo de consumidores y seguir innovando, especialmente en la red de nueva generación LTE", dijo al anunciar ese acuerdo el consejero delegado de Deutsche Telekom, Rene Obermann.

Una vez se complete el acuerdo, que ha sido aprobado por los consejos de administración de ambas operadoras, proporcionará un ahorro en costos de entre 6,000 y 7,000 millones de dólares, en tanto que nacerá una empresa con unos ingresos combinados de 24,800 millones de dólares en el ejercicio 2012.

"Con la convergencia de la tecnología LTE de ambas compañías, la nueva empresa ofrecerá los servicios de primer nivel de la cuarta generación LTE", aseguró por su parte el presidente y consejero delegado de MetroPCS, Roger Linquist, quien destacó que la fusión permitirá ofrecer servicios sin contrato en nuevas áreas metropolitanas.

La sede de la nueva empresa permanecerá en Bellevue (Washington) y mantendrá una "presencia significativa" en Dallas (Texas), donde se encuentra actualmente la sede de MetroPCS.

En agosto de 2011, el Departamento de Justicia de Estados Unidos bloqueó el plan de AT&T de comprar T-Mobile USA y convertirse en el mayor operador del país por delante de Verizon Wireless, con el argumento de que la fusión reduciría la competencia y elevaría los precios.

El pacto anunciado entonces entre ambas compañías, valorado en 39,000 millones de dólares, fue considerado como una violación de las leyes antimonopolio estadounidenses por el Departamento de Justicia.

Media hora después de la apertura de la sesión en la bolsa de Nueva York (NYSE), las acciones de MetroPCS caían el 7.89 % para cambiarse por 12.5 dólares cada una, mientras que en lo que va de año se han disparado un 44 %.