NUEVA YORK - Las temperaturas bajaron hacia el punto de congelación esta mañana, con lo que decenas de miles de personas sin electricidad en el litoral del Atlántico han comenzado a caer en cuenta de que tendrán que hallar algún otro lugar para refugiarse.

Durante toda la noche y en horas de la mañana, los afectados por Sandy  sintieron los embates de la temperatura, dicen que el frío penetra hasta los huesos. La tormenta invernal podría convertirse en el peor enemigo de estas elecciones presidenciales.

Aunque las autoridades se esfuerzan por tratar de ayudar a los afectados por Sandy y ahora castigados por la tormenta invernal, parece diluirse todo sacrificio, cuando los suministros y el resguardo impacta a más gente, que mantenía aún el entusiasmo de participar en la jornada electoral.

Más de un millón de estudiantes se sumaron a la hora pico matutina por primera vez desde la tormenta, y muchos conductores tuvieron que esperar, y algunos de ellos dormir, en largas filas para poder comprar gasolina. Otros viajeros abarrotaron el servicio limitado de trenes de Long Island a tal grado que algunos no pudieron abordar.

El alcalde de Nueva York Michael Bloomberg fue cuestionado sobre si la ciudad estaría preparada para las elecciones presidenciales de este martes.. "No tengo idea", respondió.

La nueva tormenta preocupó a grandes franjas de la región que retomaban un poco de normalidad.

"Prepárense para más apagones", dijo Joe Pollina, del Servicio Meteorológico Nacional. "Quédense en casa. Tengan provisiones".