En estas elecciones hay muchos temas en juego. Con toda la atención puesta en la carrera presidencial, existe un número de preguntas de suma importancia que determinará el futuro en algunos estados y que no debemos pasar por alto. Las respuestas a estos referéndums marcarán el futuro de muchas personas.

A la hora de votar, no sólo se estará eligiendo un presidente. En muchos estados, además, se estará definiendo la aprobación del matrimonio de personas del mismo sexo, la continuidad de Obamacare, la pena de muerte, la penalización del aborto o el derecho de portar armas, entre otros. Todas cuestiones que atañen a la vida cotidiana de quienes residen en los Estados Unidos.

California será el único estado que definirá en estas elecciones erradicar definitivamente la pena de muerte. A su vez, la otra pregunta que se responderá será si se bajarán o no todos los impuestos. En Michigan y Washington, en cambio, se definirá si aumentan. Para ello, deben estar de acuerdo las 2/3 partes.

En Florida se definirá si se prohibirá o no destinar fondos públicos para practicar abortos. En Montana, por su parte, decidirán si para ejecutar un aborto hará falta la aprobación por parte de los padres. Por otro lado, en Massachusetts se determinará si se aprueba la eutanasia.

En Washington, Maryland y Minnesota se definirá si aprueban o no el matrimonio gay. En Maine, en cambio, decidirán si prorrogan esta ley votada en 2008.

En Alabama, Wyoming y Montana se prohibiría cualquier tipo de coerción para cumplir con los mandatos que impone Obamacare. En tanto, en Florida se votará para prevenir cualquier ley que obligue a los individuos a comprar un seguro médico. En Missouri, se impediría que el gobernador establezca los intercambios de atención sanitaria exigidos por Obamacare.

En Louisiana los votantes decidirán si se podrá comprar, portar, transportar e intercambiar armas de fuego. Un tema que siempre está vigente y de gran importancia que cada año se cobra centenares de vidas.

En Oklahoma se eliminarían los programas de Affirmative Action, prohibiendo así el trato especial basado en raza o sexo en materia de empleo, educación y contratos.

Maryland votará si se debe respetar en el Dream Act el hecho de otorgar una matrícula a extranjeros ilegales.

En definitiva, estas son sólo algunas de los referéndums que se llevarán a cabo mañana y de los que debemos ser concientes. Estamos definiendo el futuro de nuestras familias, de nuestro estado y de nuestro país. Es hora de asumir la responsabilidad que nos toca conociendo en profundidad estas preguntas y cercándonos a aportar nuestra respuesta.